La embolia cerebral

Enlace Patrocinado

La embolia cerebral se produce debido a la interrupción del flujo sanguíneo en el cerebro.
Esta interrupción puede presentarse por la rotura de un vaso sanguíneo, a partir de lo cual la sangre será derramada a los espacios circundantes de las células cerebrales. Éstas morirán al no recibir sangre ni oxígeno.
En este momento en el hemicuerpo (un lado del cuerpo) se percibe entumecimiento o debilidad, dolor de cabeza, confusión, dificultad en el habla, dificultad en la visión comprometiendo a un ojo o ambos tal como sucede ante un ictus cerebral.
De hecho puede ser isquémica cuando se produce la interrupción del flujo sanguíneo o hemorrágica cuando se produce un sangrado alrededor del cerebro o dentro de éste.
Una mini embolia se trataría de un ataque isquémico transitorio cuando los síntomas desaparecen en cuestión de 24 horas.
Sin embargo de todos modos aunque los síntomas desaparezcan es necesario comunicarse de forma urgente con un médico o recurrir con urgencia al hospital más cercano para ser examinado y ser asistido con medicación, ya que es importante la atención médica durante la primera hora de haberse presentado los síntomas.

Ya que habrá sido una señal de alarma, pues existe el riesgo de una embolia cerebral inminente o varios días después del episodio.
Los síntomas de una u otra son los mismos pero no así los resultados, dado que en una embolia el daño puede ser desde la incapacidad para la movilización hasta la muerte.
El tratamiento será necesario de inmediato dentro de las primeras seis horas de haberse iniciado los síntomas, ya que puede ser posible abrir la arteria que se tapó.
Al recibir un tratamiento temprano, es posible la recuperación total.
En esta situación es importante conocer los síntomas presagiables del episodio.
Si nos centramos en su prevención las terapias se basan en tratar los factores de riesgo como la diabetes, la fibrilación auricular y la hipertensión.
En el momento que sucede la embolia se disuelve el coágulo que la causa o se detiene el sangrado en el caso de que sea hemorrágica.
Luego la rehabilitación se basa en la recuperación de las secuelas causadas por el daño y un tratamiento con medicamentos trombolíticos y antitrombóticos.
También puede presentarse dolor en las extremidades superiores e inferiores, el cal empeorará al movilizarse sobretodo si se trata de días fríos.
Como secuelas de la embolia puede ocasionar daños severos como una hemiplejía, una parálisis en la mitad del cuerpo, problemas de aprendizaje, de atención, de comprensión, emocionales como imposibilidad para el control de las emociones y depresión.
Es importante destacar que es una enfermedad que puede ser recurrente, ya que en la mayoría de los casos vuelve a presentarse a los cinco años del primer episodio de la embolia cerebral.

Pistas anteriores

Deje sus comentarios

*